Un canal Artesanosófico

Somos la argamasa que sustenta la seguridad de los muros

Vivimos en un mundo en el que se habla de fraude, de engaño y de manipulación, resignados ante una situación que limita nuestra capacidad de acción a través de muros burocráticos que protegen los intereses de aquellas personas que actúan impunemente ante nuestros ojos. No obstante somos la argamasa que sustenta la seguridad de los muros, ya que sin nosotros caerían irremediablemente ante el peso de quien no aporta más que una carga a la sociedad. Sin embargo es difícil separarse del muro ya que, irónicamente, los que más ejercen presión son aquellas personas que también están atrapadas entre sus piedras, las cuales desconfían y menosprecian a quienes quieren salirse de esta debacle al no ser capaces de encontrar una salida propia, sintiendo mayor peso cada vez que alguien toma la decisión de salirse del muro para continuar su vida a través de otro sistema, con otra idea de comunidad, de responsabilidad y de consciencia ante las elecciones.

Violando-la-ley

Tendemos a juzgar a aquellas personas que toman la iniciativa de creer en si mismas y elegir caminos distintos por el simple hecho de que no somos capaces de encontrar la manera de cambiar nuestra situación, posicionándonos en unos roles establecidos por un sistema que, agonizante, da sus últimas bocanadas de aire ante su inminente metamorfosis, agarrándonos a una expectativas imposibles de alcanzar mientras no aceptemos humildemente nuestro papel en la situación que vivimos para poder completar el aprendizaje a través de un análisis sincero en el que, irremediablemente, descubriremos que lo que acontece en la actualidad es fruto de una falta de consciencia, de un exceso de delegación en menesteres que requieren de toda nuestra atención e implicación y de una falta de responsabilidad que hasta ahora no hemos sabido aceptar al pensar que dejábamos en buenas manos decisiones globales que no pueden ser tomadas sin tener en cuenta las individuales.

Es importante que nos demos cuenta de que podemos hacerlo, que podemos cambiar las cosas si cambiamos nuestra mirada y nuestra actitud. Que no podemos seguir evadiendo nuestra responsabilidad señalando a quienes creemos culpables de algo en lo que todos hemos participado de una forma u otra, ya sea a través de elecciones erróneas o de elecciones no llevadas a cabo, pues las cosas suceden cuando hacemos, pero también cuando dejamos de hacer.

Las palabras se las lleva el viento cuando la comunicación está tan manipulada y corrompida que ha perdido su auténtico fin, siendo el ejemplo la única vía que nos queda para demostrar que las cosas se pueden hacer de otra manera.

Ha llegado el momento de demostrar con hechos, de tomar las riendas, de actuar con aquello que está en nuestras manos pues intentando abarcar aquello que está más allá de éstas solo conduce a la frustración y al conflicto.

Anuncios

Una respuesta

  1. Clara

    Me encanta.

    26 septiembre, 2014 en 14:20

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s