Un canal Artesanosófico

¿Te inventas o te inventan?

¿De verdad podemos inventarnos? ¿Tenemos la capacidad de hacer las cosas como realmente queremos? ¿Sabemos lo que queremos? ¿Nos atrevemos a formar parte del cambio que esta surgiendo? ¿O nos vamos a posicionar en contra por miedo al cambio influidos por experiencias pasadas que poco tienen que ver con lo que acontece en la actualidad?

¿Qué significa “inventarse”? Nos inventamos cuando hacemos algo que nos gusta hacer a nuestra manera, cuando somos quienes ponemos las directrices en nuestros manuales y asumimos las consecuencias de nuestras decisiones, responsabilizándonos de nuestras acciones.

Para poder inventarnos tenemos que partir de una base, de un comienzo en el que el pasado se ha de observar como información que invite al análisis y a la reflexión sincera y humilde, pues el prejuicio nubla la razón y entorpece el aprendizaje.

nena farola

Antes de cambiar nada hay que conocer en profundidad aquello que se quiere cambiar. Es importante priorizar un enfoque de la matriz, pues no se puede pretender cultivar un árbol sin cuidar sus raíces; no se puede cambiar un país sin haber comprendido primero lo que supone un cambio en nuestro círculo más cercano. El cambio ha de surgir de la base, de abajo a arriba, equilibrando la balanza colectiva para que quienes tienen poco tenga algo más, y quienes más tienen tengan algo menos, hasta lograr (con mucha paciencia, respeto y cooperación) un equilibrio en el que sea la mayoría, la que disfrute del privilegio de vivir dignamente (y como nos estamos inventando, podemos elevar la dignidad al más alto grado de satisfacción, salud y bienestar en general).

Cambiar no es esperar. Es un error esperar a que llegue alguien “válido” para tomar decisiones que solo se pueden tomar en comunidad, que son aquellas que afectan a cada comunidad, entendiendo como comunidad básica la familia hasta la comunidad de comunidades en su conjunto. Delegar la toma de decisiones importantes en “representantes” que siguen las instrucciones desde las lejanas alturas del partido que sea, supone resultados satisfactorios para el partido y sus allegados, no para la comunidad.

Hay quienes tienen mucho miedo a la participación ciudadana y se parapetan tras el argumento del temor al anarquismo, cuando la mayoría ni siquiera sabe lo que significa esta palabra (Yo, hasta hace poco pensaba que se trataba de algo relacionado con violencia, caos y desorden. Ahora que estoy leyendo e informándome sobre temas que creía conocer, he descubierto que se trata de una forma de gobierno sin amo ni soberano, lo cual no me parece terrorífico ni retorcido). Sin embargo no es miedo al anarquismo, al comunismo ni a ningún otro “ismo”, ya que el proceso va mucho más allá de ideologías nacidas en otros tiempos, es simple y llanamente miedo al cambio, a la responsabilización, miedo a la toma de decisiones sobre temas que conllevan la aceptación de las consecuencias, miedo a salir de la calidez de lo “malo conocido”. Miedo que debe ser tratado con respeto, paciencia y tacto si no queremos que el acorralamiento desate la violencia desesperada de quien se siente amenazado.

¿Cómo se puede tratar ésto? ¿Cómo podemos gestionar la postura de quienes se defienden atacando el cambio por desconocimiento y miedo? ¿Cómo lidiar con alguien que se respalda tras argumentos caducos de otros tiempos en los que se creía, respetaba y defendían, los privilegios de cuna? privilegios heredados de una época en la que vencía la fuerza bruta y la ambición, en vez de la sabiduría y la humildad. Un tiempo en el que las batallas se ganaban con sangre para aglutinar riquezas que disfrutaban solo unos pocos, en vez de ganarse con consciencia, responsabilidad y coherencia para lograr bonanza y equilibrio a favor de la mayoría…

Para poder encontrarnos a través del diálogo y la razón, debemos y deben comprender que no merecemos más ni menos que cualquier otra persona, que no somos mejores ni peores que nadie, que si es bueno para ti ha de serlo para mi, para nosotros y nosotras, pero también para ellos y ellas, porque si no habrá desequilibrio, desconfianza y amenaza, pues todos estamos conectados de una forma u otra en esta convivencia que nace de nuestra responsabilidad individual indelegable.

Anuncios

Una respuesta

  1. xana

    reinventarse o morir,gracias por tus palabras

    15 noviembre, 2014 en 19:50

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s